INBI

Contactos F

Transmisión de práctica de “Meditación Taoísta”

Fecha: 31/05/2020
Lugar: Online
Facilitador: Jie Kong

Meditación Taoísta
La meditación taoísta es un concepto que necesita aclaración, ya que la tradición taoísta representa un cierto proceso tecnológico que se basa directamente en la Alquimia Taoísta y en el conocimiento del desarrollo interno.

Bajo la influencia del budismo en la tradición taoísta se establecieron formas especiales de trabajo meditativo asociadas con la contemplación. La práctica de la sintonización y el método de contemplación fueron incorporados en las enseñanzas de la Escuela de la Pureza Superior (Shangqing, la tradición Mao Shan), lo que predeterminó el estilo y el carácter especial de lo que se puede llamar meditación taoísta.

Programa

I. El dominio del Camino

El Camino como concepto filosófico y el dominio del Camino como un método para adquirir la perfección genuina son dos cosas diferentes. El concepto filosófico del Tao introdujo en nuestras mentes características duales, creando una convención en la percepción del taoísmo a través del concepto de Yin y Yang y mezclando el concepto alquímico de generación mutua con la dualidad filosófica.

Esta separación ocurrió naturalmente, ya que aquellos que no practican la Alquimia Taoísta y, sin embargo, aceptan su naturaleza se ven obligados a interpretar el concepto de Tao a su manera. Después de todo, incluso por determinar lo verdadero, lo limitamos. Permanecer en lo verdadero y hablar de ello son como dos orillas diferentes de un río. Sin embargo, es precisamente este aspecto el que se convierte en la base que predetermina el concepto de la meditación taoísta, que nos confronta con nuestros hábitos, que no solo se manifiestan al comienzo del camino, sino que también se acumulan en el proceso del desarrollo.

El aspecto filosófico del taoísmo se basa en la armonía del hombre. Pero también es capaz de neutralizar todo el trabajo práctico y atarnos no solo a razonamientos y definiciones, sino también a realizar esfuerzos innecesarios en nuestros cerebros, a menos que antes hayamos obtenido en el cerebro el Punto Medio. Por eso es importante aprender a entender lo que llamamos Meditación Taoísta.

En este asunto es importante empezar por centrarse en las divagaciones de la mente que no llevan a la armonización, sino a una falta de concentración. Tal cerebro no está orientado en el Punto Medio. Por lo tanto, la meditación taoísta se convierte en una cierto método de eliminar lo que está en el camino, lo que impide la armonización. Y en el concepto taoísta es importante no tanto calmar la mente, sino actualizarla, lo que está conectado con la armonización y el Punto Medio.

Para la Alquimia taoísta es importante operar con la conciencia (lo que cae bajo el concepto del Enfoque), el desarrollo de la intención verdadera, dirección, el mantenimiento de la tarea, es decir, mantener la conciencia en una cierta tonalidad. La Meditación Taoísta procede de dos principios importantes de la Alquimia Taoísta: lograr el No Retorno y la unificación del centro de Niwan-Gong, responsable de la unificación de las energías Jing-Shen y Shen-Jing, lo que se necesita cuando analizamos la práctica, asociada con la Meditación Taoísta. Hasta que reemplacemos el Qi caótico con Jing que podemos perfeccionar, no podemos profundizar y cultivar la energía Shen.

El Camino Taoísta es principalmente una práctica, no definiciones filosóficas o reacciones psicológicas. No se trata solo de tomar nota de la información. Es gestión de tareas. Es importante aceptarlo, ya que la práctica meditativa está asociada con el trabajo de la zona del cerebro de especial complejidad operativa. Filosofar, especialmente activando el lado sentimental del trabajo del cerebro, es un esfuerzo diferente en el cerebro que distrae en lugar de ayudar al trabajo alquímico (a pesar de que no podemos prescindir de eso).

Incluso el control sobre el Jing-Qi y el Qi-Jing (sentimientos y emociones) tiene diferentes condiciones para el funcionamiento del cerebro. El trabajo con ellos es importante para regular la energía interna y representa el De en el camino hacia la preservación del espíritu en el concepto de corazón-mente.

II.El dominio de la posición

El dominio de la posición es una base necesaria para la meditación, una condición para comprender el cuerpo en su estado de reposo. Es imposible entender el trabajo con la mente y el cuerpo en movimiento sin primero conocer el cuerpo en reposo. El estado de reposo durante el movimiento y el movimiento en el estado del reposo son conceptos fundamentales de la Alquimia Taoísta. En primer lugar, es importante lograr el equilibrio y la armonía que provienen de la posición. Eso también revela la prenatalidad de la práctica, donde la tarea principal es restaurar la energía vital. Después de todo, son nuestros cuerpos los contenedores de espíritu y energía, y ante todo necesitamos reducir la dispersión de la energía asociada con el cuerpo.

III. El dominio de la Nutrición interna

Dominar la Nutrición interna es la condición más importante para comenzar la construcción de la Respiración interna, así como una base importante para la nutrición de la médula ósea (y del espíritu). Este es el principio básico del equilibrio y la armonía de las propiedades fisiológicas y bioquímicas de nuestros cuerpos. También es un esfuerzo fundamental dirigido a la recuperación y la organización del espacio interno. Al moderarnos en la comida externa, nos dirigimos hacia nuestra Nutrición interna.

IV.El dominio de la Respiración interna

El equilibrio y la armonía que derivan de la Respiración interna son la profundidad a la que debe llegar cualquier practicante serio. Sin embargo, para que sea efectivo el trabajo meditativo, debemos aprender a cuidar los pulmones, sin dejar que nuestro cuerpo se queme y se oxide.

V. El dominio de la energía. La Armonía

La Meditación Taoísta nos ayuda a manifestar nuestra naturaleza prenatal primordial que establece las propiedades de nuestra reserva de energía. Primero debemos concientizar lo que se nos otorga antes de hacer decisiones en cuanto a lo introducido. La causa fundamental aquí puede deberse tanto a lo que poseemos, como a lo que adquirimos. Conocer y dominar la energía es una tarea importante del Camino taoísta que nos lleva a trabajar con nuestros límites.

VI.El dominio de la mente

Por supuesto, el dominio de la mente es el verdadero objetivo primordial, pero lo podemos lograr sólo implementando las etapas previas de trabajo. El trabajo con la mente es una prioridad en la práctica. Y es importante aprender a alimentar la mente con lo determinado por la Nutrición interna, la Respiración interna, el Movimiento interno (circulación de energía) e incluso la Contemplación interna. La mente es necesaria no para que permanezcamos en la práctica, sino para dominar el trabajo alquímico, donde incluso la Purificación de la conciencia se refiere al proceso alquímico.

Recomendamos

Horario

13:00—14:30 (hora de Moscú)

Costo

1000 rublos (10 dólares estadounidenses al abonar a nuestros representantes).

Cómo participar

81 просмотров79438