INBI

Contactos

La Meditación Zen

Dzen meditaciyaLa Meditación Zen es el trabajo en determinado estado de la conciencia, que en la práctica zen generalmente se llama el estado de la no-mente. Este estado de superestructura está determinado por el esfuerzo del cerebro contribuyendo al pasar el control de nuestra conciencia a la subordinación del esfuerzo superconsciente (sobre-consciente).

Por esfuerzo superconsciente, o el esfuerzo del Loto, se entiende la capacidad de penetrar en cierta parte del cerebro y permanecer dentro. De esta manera, la fijación de la conciencia cambia y el cerebro se lleva a una frecuencia resonante, lo que contribuye al aumento de la fuerza de permanencia de nuestro cerebro, lo que nos da la capacidad de no distraernos y no perder energía en las propiedades reducidas del funcionamiento del cerebro.

Este estado también se llama el estado de la no-mente, el estado del Vacío o el estado de Zen. Es el estado práctico más importante para el aumento del recurso mental y la fuerza que se forma debido a la absorción de energías de un plan diferente. Muchas enseñanzas budistas y además caminos de desarrollo (como Yamaguchi, Ninja, Samurái, Hermetismo o Artes marciales), se han construido y se están construyendo sobre esta condición.

La realización superior de este estado de conciencia es el estado Tántrico, que predeterminó su papel especial en las prácticas tántricas. Esta condición se asocia con peculiar vivencia de la conciencia, con el estado del “cultivo de perlas en el cerebro”.

Esto predeterminó el estado especial de la Meditación Zen y vale la pena destacar a muchos maestros que hayan alcanzado la Iluminación, pero para la práctica del Zen, tal vez, el que más destaca es el maestro Kūkai quien alcanzó la inmortalidad con la ayuda de un estado obtenido a través de la práctica Zen.

La Meditación Zen es el Camino práctico que es importante aprender a través del determinado esfuerzo de la parte correspondiente del cerebro y la naturaleza de este esfuerzo se determina según las tareas y las necesidades. Esta práctica representa un modelo terapéutico único de protección del cerebro del funcionamiento reducido.

La práctica determina la preparación del cerebro para permanecer en cualquier situación. Es el trabajo en la concientización interna. No se trata de una técnica, sino del estado de un arco con cuerda estirada.

La base de la Meditación Zen es un diálogo con la contemplación, la formación del impulso necesario para la penetración en el interior. El Zen no es un camino hacia la Iluminación, más bien un camino en estado iluminado desarrollado por la actitud hacia la esencia de uno solo. Para el cultivo de la conciencia Zen es importante la capacidad de mirar al blanco en vez de errar.

El Zen es una forma peculiar de la realidad. La Meditación Zen es el formato de cognición de esta forma, que conduce a determinado estado de conciencia, o mejor dicho, la vivencia de lo que llaman la Verdadera Naturaleza.


 

Por Jie Kong

27 просмотров35458